BLOG DE ACTUALIDAD.

La Opinión de Adrián Ocaña Vázquez.
Secretaría de Cultura y Patrimonio.

A DIOS ROGANDO Y CON EL MAZO DANDO
13/04/2018 Vaya por delante mi completa admiración al trabajo que cada año realizan las distintas Cofradías leonesas para poder hacer de la Semana Santa de León un éxito a nivel turístico y cultural que sin lugar a duda nos pone en el mapa de los lugares más visitados durante esos primeros días primaverales y que logran reunir en las calles a creyentes y no creyentes para disfrutar de una magnífica puesta en escena de parte de nuestro patrimonio artístico. Pero, por desgracia, siempre hay personas que intentan aprovecharse de los sentimientos de la gente con la que conviven, y utilizan eventos culturales como la Semana Santa para, en connivencia con instituciones públicas gobernadas por élites conservadoras, llevar a cabo sus propios proyectos con dinero de los leoneses. ¿De qué estoy hablando? De lo que empezó siendo el Museo de la Semana Santa promovido por las Cofradías y ya lo han convertido en un Museo Diocesano y de la Semana Santa, con la “bendición” del señor Obispo, y remarco el carácter diocesano del Museo porque significa que dependerá directamente del obispado. Son nada más y nada menos que casi 2 millones de euros los que, entre Ayuntamiento de León, Diputación de León y Junta de Castilla y León, han otorgado al obispado de León para una obra que, en realidad, mucho me temo, parece esconder el deseo de reformar el Seminario a cuenta del contribuyente. Peor es que el PP no haya querido reunir a la Comisión de seguimiento de las obras del Museo, como se ha pedido desde el Grupo Socialista en reiteradas ocasiones. Y es que no sabemos cuál es el estado de ejecución (recordamos que el pasado verano se descubrieron restos arqueológicos) a pesar de cumplir ya más de un año del inicio de las obras. Parece que debemos respetar y asumir que se destine el dinero con total opacidad, y que los leoneses no necesitamos tener información sobre cómo se están desarrollando las obras (recordamos en el mismo Seminario Mayor), sobre en qué se han gastado los 500.000 euros aportados por el Ayuntamiento y la financiación aportada también por la Junta; o en qué condiciones se está desarrollando la campaña de captación de fondos mediante donación que ha emprendido el Obispado lo que no hace sino incrementar los malos pensamientos sobre los posibles “intereses” que hay detrás de la entrega de más del doble de dinero en forma de subvención a la Fundación Museo Diocesano y de la Semana Santa que al resto de asociaciones de carácter social (todas juntas, por supuesto). Es importante señalar también lo que ocurrirá una vez que el Museo esté abierto, y si realmente desde los impulsores del museo se lucha por el consenso y porque los pasos y tallas más importantes de cada cofradía y cada parroquia estarán expuestos al público consiguiendo un Museo de calidad y con proyección o si “el Museo de todos los leoneses” quedará relegado a la exposición de trajes y pequeñas piezas litúrgicas con un interés mucho más reducido. Parece importante sacar a la opinión pública ya el debate de separar las subvenciones públicas de la Iglesia sin ningún tipo de justificación o acabar con determinadas exenciones de impuestos de las que disfrutan de manera poco transparente. Invito a todos los que lean estas líneas a reflexionar acerca de estas cuestiones y de una frase que la Biblia atribuye a Jesús de Nazaret en el Evangelio según San Mateo: “Pagad pues a César lo que es de César, y a Dios, lo que es de Dios” como forma de separar los asuntos terrenales de los más propiamente divinos. Ya va siendo hora de ser más claros y transparentes, de pensar en el bien de la ciudad y dejar de estar a Dios rogando, y con el mazo dando.
PSOE LEON© . C/19 de Octubre, 4-6 . 24008 . Leon . Tel.:987 248 880